¿Barriga hinchada? Estos alimentos podrían ser los culpables

 

Barriga hinchada

Nuestra amiga “la roja” que viene a visitarnos cada mes no es siempre la culpable de que tengamos el vientre inflamado o la barriga hinchada. A veces es simplemente ciertos alimentos que comemos los causantes de sentirnos hinchados y con gases. Aquí te enseño una lista de alimentos que podrían estar contribuyendo a que tu estomago parezca un globo, así quizás puedas sustituir estos alimentos o pensártelo dos veces antes de consumirlos.

  • Productos lácteos: ya los hemos nombrado en varias ocasiones. La intolerancia a la lactosa puede presentarse en varios grados (leve a grave), pero un síntoma leve muy común suele ser la hinchazón y los gases. Intenta evitar mucha cantidad de leche, quesos, yogur o helados y prueba a ver cómo te sientes después de unas semanas. Si ves que has mejorado simplemente limítate a rebajar la cantidad de estos alimentos o sustituye la leche por leche vegetal o libre de lactosa.
  • Manzanas y peras: Estas frutas, a pesar de todos los beneficios que ofrecen y ser una excelente fuente de fibra (unos 5 gramos por pieza), también pueden ser causantes de estragos en aquellos con estómagos sensibles. No tienes que evitarlos por completo, pero si limitar las raciones o prueba a pelar la piel. Recuerda que no ha todos nos produce el mismo efecto. Prueba unas semanas a rebajar la cantidad de estas frutas, y si sigues con síntomas de hinchazón seguramente estos alimentos no sean la razón.
  • Comidas Grasas: La grasa ralentiza el proceso de digestión, dando a los alimentos más tiempo para fermentar en nuestro estómago. Esto también aumenta la sensación de estar lleno.
  • Alubias o frijoles: Las alubias, a pesar de ser un alimento súper nutritivo, también contiene oligosacáridos. Es un tipo de azúcares que nuestro cuerpo no digiere. Cuando estos azúcares alcanzan tu intestino, las bacterias van directas a atacar produciendo estos efectos de gases desafortunados. Consume pequeñas cantidades y mejor si están mezcladas con granos integrales como arroz o quinua ya que ayudan a una mejor digestión y a que nuestro cuerpo se acostumbre a ellas.
  • Brócoli, coliflor y espárragos: Es cierto que se recomiendan para bajar de peso y son muy buenos para nuestra salud. Pero también es cierto que estas verduras altamente nutritivas suelen a veces evitarse por los gases que nos producen. Esto se debe a la “rafinosa”. Es similar al que nombramos anterior. Un azúcar que llega al intestino grueso sin haberse digerido, siendo fermentado por las bacterias (esto es lo que produce el efecto de gases indeseados). Por desgracia, no hay nada que podamos hacer para evitar estos gases, simplemente comer con moderación y acompañarlos de otros alimentos para ayudar a prevenir la hinchazón.
  • Comidas saladas: El sodio puede que no cause gases, pero te hace retener mucho líquido. Corta o modera el uso de sal que añades a tus comidas y aprende a leer las etiquetas de los alimentos ya que muchos vienen cargadísimos de sodio. Asegúrate de no exceder los 2,300 mg al día. Normalmente cuando leas una etiqueta, el alimento por ración no debería contener más de 200mg de sodio  para ser considerado “bajo en sodio”.
  • Chicles y caramelos: Cuando masticas un chicle o chupas un caramelo, terminas tragando con más frecuencia, lo que significa que probablemente estés tragando más aire. Además, muchos contienen edulcorantes artificiales que también pueden conducir a problemas gastrointestinales.
  • Bebidas carbonatadas: Bebidas gaseosas como el refresco o la cerveza liberan dióxido de carbono, lo que se traduce en estomago hinchado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *